top of page
  • AVENUE ILLUSTRATED

Until the end of summer


Celebrando la salida de verano, surge la nostalgia del sol y de su efecto en la piel. Y este sentimiento no es exclusivo del género femenino, sino que los hombres también lo echan de menos. Con unos tiempos en que son pocos los que viven al margen de la belleza y la imagen, ellos se cuidan e invierten en productos de todo tipo para sus mejores cuidados personales. Claro está que, entre ellos, están los autobronceadores, esos productos que clonan los efectos del sol y que durante años tuvieron mala fama, pues su calidad solía acarrear esa piel naranja o las ronchas. Sin embargo, actualmente, el cambio ha sido definitivo, con fórmulas que se han perfeccionado y que si se utilizan correctamente pueden ser grandes aliadas.

Es imprescindible potenciar el bronceado de forma natural, y para ello se debe aplicar correctamente. El tono debe quedar homogéneo por lo que hay que buscar productos, en este caso, con las particularidades de la piel del hombre, que prometan y cumplan con una aplicación no pegajosa, suave y uniforme. Sin duda, hay que dar con la composición que garantice una distribución equitativa del color en todo el cuerpo, evitando la acumulación de producto en áreas específicas.

Igualmente, hay que asegurarse de que la fórmula sea acorde al tipo de piel. La sensibilidad de la misma es algo importante a tener en cuenta al buscar el autobronceador adecuado. Lo mejor es elegir productos que sean amigables con la epidermis, con fórmulas delicadas y libres de ingredientes agresivos que puedan causar irritación. Además, es una de las alternativas más saludables ante los daños que pueda causar el sol. 

Pero además de conocer qué características debe tener un autobronceador para que deje el resultado deseado -desde la textura a los ingredientes adecuados, con la importancia de encontrar un producto con un tono de bronceado personalizado para cada estilo y personalidad-, hay que saber cómo aplicarlo. Los pasos son los siguientes:

Lo primero que hay que hacer es eliminar las células muertas. Una buena exfoliación es importante para conseguir un tono homogéneo y realizarla veinticuatro horas antes de aplicar el producto es lo adecuado. Un segundo paso consiste en hidratar la piel. Su razón principal es que en una piel hidratada el color dura más y queda más uniforme, evitando así las manchas.

Llega el momento de aplicar el autobronceador. Para mayor comodidad, el formato bruma -al menos para los hombres- es la mejor opción, para no tener así que extenderlo, y que sea apto para cuerpo y rostro. Es importante no dejar ni un centímetro de la piel sin cubrir y lavarse las manos tras la aplicación, sea cual sea la textura utilizada. Lo ideal es proceder de noche, antes de acostarse y con la piel limpia. Por último, un detalle para los más cuidadosos: aunque el formato bruma se seca más rápido, es recomendable usar ropa ancha y de colores oscuros para evitar que se manche.

No obstante, se pueden elegir diversos formatos con diferentes aplicaciones. En el rostro las más habituales son las cremas, que se aplican directamente sobre la piel, como un paso más de la rutina. Los sérums o gotas, popularizados en los últimos años, se pueden aplicar en el rostro o mezclar con la crema habitual.

También es importante repetir el proceso. Al tercer o cuarto día se puede volver a aplicar para aumentar la intensidad y que dure más tiempo, siempre con una hidratación adecuada. Los autobronceadores tienen una duración estimada de entre seis y nueve días, en función del tipo de piel y del nivel de exfoliación. Es importante mantener la piel hidratada durante esas jornadas que no se aplique, evitando el proceso natural de descamación y garantizando una mayor duración del bronceado.

¿Y qué pasa si se tiene barba? Ningún problema. También aquí se puede utilizar el autobronceador. Los expertos de la marca de autobronceadores ST. Tropez ofrecen unas recomendaciones específicas para los hombres, si es necesario que antes de cualquier aplicación de producto se afeiten o se recorten la barba. Lo ideal es hacerlo horas antes de la aplicación del bronceado, para evitar que el producto se deposite en los poros aún abiertos y queden pequeñas manchas. Al igual que en el cuerpo, hay que eliminar cualquier rastro de células muertas mediante una exfoliación, para garantizar un bronceado uniforme. No hay que hidratarse previamente (sí después), pero habrá que asegurarse de que la barba, el nacimiento del pelo y el vello corporal están totalmente secos para evitar manchas indeseadas. En el caso de los hombres con barba, los autobronceadores en textura sérum o líquidos son una opción perfecta pues al mezclarlos con la crema su aplicación es más sencilla.

Entre las marcas favoritas con este cuidado, Etnia Cosmetics, en su nueva gama de autobronceadores “Sunset”, ha desarrollado una fórmula hipoalergénica que minimiza cualquier riesgo de reacciones adversas. Su fórmula vegana en sus productos faciales para este fin, respeta a la perfección el pH de la piel. El autobronceador corporal “Gradual Glow Body Self-Tan” encierra un corazón de aceite de macadamia y activos hidratantes, para además de broncear conseguir una piel suave y nutrida.

Dior Solar embellece la piel e intensifica gradualmente el bronceado del rostro con un efecto uniforme gracias a su Gel Autobronceador. Por su parte, quienes aprecian la velocidad recurrirán a “Bariésun Bruma Termal Autobronceadora” de Uriage. El producto y su textura fluida y no grasa iluminan la piel y proporcionan un bronceado natural y uniforme después de solo una hora (su formato de frasco pulverizador multiposición permite una difusión óptima). El Agua Termal de la marca combinada con la glicerina deja la piel hidratada para un bronceado natural, previniendo la sequedad de la piel.

Entre las gotas autobronceadoras para el cuerpo y el rostro, la antes mencionada St. Tropez cuenta con “Self Tan Luxe Tan Tonic Glow Drops”, que permite elegir el grado individual de bronceado. Se pueden aplicar las gotas directamente sobre la piel o mezclarlas con una crema hidratante. También están las de Sephora Collection, fáciles de usar, se pueden mezclar con cualquier tipo de producto (sérum, crema facial o crema corporal). Su fórmula sin enjuague crea un bronceado uniforme y natural sin dejar una película aceitosa o pegajosa.


Por último, la fórmula del Autobronceador de rostro Gotas Mágicas de Collistar, fruto de la combinación del extracto de cáscara de nuez con el innovador DHA Rapid, una molécula autobronceadora de nueva generación que reduce a la mitad los tiempos de coloración de la piel. Asegura un resultado rápido, natural y uniforme, sin riesgo de antiestéticas manchas, al tiempo que aporta también un gran poder hidratante y antienvejecimiento gracias a la presencia de la vitamina E y de un derivado biotecnológico del maíz (que envuelve la piel en una película hidratante invisible de larga duración).



 



 


Comentarios


bottom of page