top of page
  • AVENUE ILLUSTRATED

The Cold is Back



¿Verano o invierno? ¿Frío o calor? Seguro que en más de una ocasión ambas posibilidades se han situado ante ti para ser elegidas. Lo cierto es que no resulta sencillo definir una opción “ganadora” entre los que prefieren un atardecer de verano o la fresca brisa de una mañana infernal, quizá porque no exista esa respuesta. Pero cuando la segunda pregunta se traduce al ámbito de la salud, surgen múltiples y adicionales dudas razonadas. Otra opción es el campo de la belleza, donde la crioterapia estética (también llamada criolipólisis) es el uso de la exposición controlada al frío para reforzar los resultados de un tratamiento.

Desde su origen, la crioterapia se ha aplicado en procesos estéticos gracias a su efecto antiinflamatorio, vasoconstrictor y analgésico. Es conocido y valorado que la exposición controlada al frío activa el metabolismo y la circulación, además de promover una serie de reacciones que rejuvenecen la piel.

Y es que el empleo del frío en estética no es nuevo. Los baños en agua helada para reafirmar la piel se utilizan desde la época egipcia. Sin embargo, las modernas cabinas de crioterapia permiten alcanzar temperaturas más bajas de forma más segura y sin las contradicciones y efectos de los baños de agua (con el baño, el cuerpo tarda en recuperar su temperatura, con la cabina apenas necesita tres minutos).

Uno de los tratamientos más demandados es la crioterapia corporal de cuerpo entero. Actúa estrechando los vasos sanguíneos del rostro, lo que ayuda a mejorar la circulación y a reducir la inflamación, al tiempo que ayuda a cerrar los poros, mejorando la textura y haciéndolos más pequeños y menos perceptibles. Cuando deja de aplicarse el frío durante el tratamiento, la piel comienza a oxigenarse y a tonificarse por sí misma. Se ha demostrado su eficacia en la reducción de la celulitis, la aparición de manchas en la cara y el cuerpo, la mejora de la calidad de la piel y la eliminación de toxinas de la epidermis.

En la crioterapia estética, el cuerpo se expone a temperaturas frías durante cortos periodos de tiempo (tres minutos). El procedimiento es muy sencillo: apenas consiste en colocar una máscara de hielo en la zona a tratar. Esto provoca una vasoconstricción -menor flujo sanguíneo-, estimulando la actividad metabólica y conduciendo a la quema de calorías y a la reducción de la grasa. Este proceso también aumenta la producción de colágeno en el tejido subcutáneo, lo que mejora la calidad de la piel. Con ella, se rejuvenece y combate diversos trastornos de la epidermis (manchas en la cara y el cuerpo), elimina toxinas y oxigena las células.

Este frío es un gran aliado para eliminar el exceso de grasa y toxinas del cuerpo. Como necesita mantener su temperatura a 37 °C, cuando hace más frío en el exterior se acumula más grasa de lo habitual. El metabolismo se ralentiza, por lo que el consumo de energía se reduce y eso hace que aparezca la sensación de cansancio.

En una sola sesión el cuerpo empieza a eliminar la grasa acumulada para equilibrar el cambio brusco de temperatura. Es posible hacer desaparecer entre doscientas u ochocientas calorías dependiendo del tratamiento y de la persona, resultado que no se produce solamente durante los minutos en los que se aplica el frío: el tratamiento prolonga su efecto durante las horas siguientes a la aplicación.

Otro punto importante además de su variedad de técnicas y métodos de aplicación -desde vendajes fríos, hasta la terapia y la cabina de hielo, yesoterapia…- es que cuenta con muy pocos efectos secundarios, circunstancia a pesar de la cual hay que tener en cuenta que no siempre es recomendable para todo el mundo. No es apto para personas que tengan patologías cardiovasculares o mujeres embarazadas, entre otras. Por ello, siempre es aconsejable que se realice por profesionales cualificados, quienes someterán a los pacientes a una prueba previa para garantizar que el tratamiento es seguro.

Y como la moda se une al frio, los crop-tops se han convertido en una prenda básica en cualquier armario. Bien sea invierno, llevándolo debajo de una americana o verano, para lucir bronceado; con pantalones de tiro alto o con los de tiro bajo si se siguen las últimas tendencias. La realidad es que “enseñar ombligo” está de moda. Un vientre plano no es sinónimo de hacer abdominales exclusivamente, puede ser el resultado de llevar una vida activa -caminando, al menos, treinta minutos al día-, unido a algunas rutinas de ejercicios específicos para la zona del abdomen.

Aun así, el ejercicio no lo es todo, hay otros muchos factores que pueden influir para que esta zona del cuerpo esté deshinchada como, por ejemplo, comer despacio, incluir alimentos pre y probióticos en la dieta para hacer bien la digestión, beber mucha agua, cambiar los refrescos por infusiones, eliminar los azúcares y los procesados, reducir la sal, aumentar las grasas saludables o dormir bien.

Además, aplicar cosmética específica para esta parte del cuerpo también ayudará a tonificar y a reducir la grasa localizada. Entre las firmas que contribuyen a este logro están Somatoline Cosmetic con su Reductor Vientre y Caderas Criogel. Este tratamiento innovador con un noventa por ciento de ingredientes naturales, inspirado en la crioterapia cosmética, está diseñado específicamente para reducir la grasa localizada en el vientre y en las caderas merced a una fórmula que contiene principios activos como el Mentol Natural, Proteína de Arroz o las Algas Marinas Micronizada, entre otros. Su trabajo estimula la microcirculación cutánea y mejora la elasticidad de la piel para dar valor a su mecanismo crio-reductor, el efecto tonificante y “quema-grasas” y a su acción pro-lipolítica.

Juega con éxito su rol en esta compleja misión la Mascarilla peel-off “Mermaid Fire and Ice” de Boscia (Sephora); la Bruma After Sun Reparadora de efecto hielo de Ecran; el Crio-gel anticelulítico de Collistar; la Mascarilla purificante de efecto frio “Masques de Beauté” de la firma Galenic; el Gel limpiador refrescante “Pureté Thermale” de Vichy; o la crema para el contorno de ojos en roll-om “Icy Magic” de Polaar (Sephora).



 



 


Commentaires


bottom of page