• AVENUE ILLUSTRATED

¿Quieres jugar?



El mundo de los casinos da mucho “juego”, y este “juego” de palabras hace honor a la verdad. En torno a ellos se han escrito muchas novelas, se han creado decenas de películas -desde “Casino Royale” con James Bond, a la saga “Ocean´s Eleven”, pasando por “El Jugador” o “Rain Man”, entre otras-. También se ha fantaseado con El Robo del siglo, o soñado con el once negro, impar y falta al que se han apostado todas las fichas disponibles. El juego, en todas sus variantes, seduce a un creciente número de personas.


El número de jugadores online creció en España más de un ocho por ciento el año pasasdo, llegando a casi un millón y medio de usuarios de juegos. Pero, aunque las posibilidades para jugar a las máquinas tragaperras, póker, ruleta y otros juegos de manera online desde la comodidad de casa o del teléfono móvil son enormes, sin duda, los casinos físicos tienen un glamour especial y, con frecuencia, historias detrás originales que contar. Entre ellos, algunos destacan por su singularidad, ubicación o curiosidad.




THE VENETIAN MACAO_

En contra de lo que la mayoría de la gente creería, el casino más grande del mundo no está en Las Vegas, tampoco en Europa: está en China, en concreto en Macao, donde el setenta por ciento de sus ingresos procede de lo que sucede en los casinos. La que hasta hace poco era una colonia portuguesa, es la única ciudad en la que se puede jugar en todo el país. De entre todos ellos, el de mayor tamaño se llama The Venetian Macao, cuya arquitectura, extendida en 166.420 m2 (es el tercer edificio más grande del mundo) recuerda la mítica ciudad italiana, con su Puente del Rialto, su Campanile y sus góndolas navegando en un lago artificial. Se trata del mayor casino del mundo, con unas novecientas mesas de juegos y miles de tragaperras repartidas en más de cincuenta mil metros cuadrados. Además, su hotel, el más grande de Asia, ofrece tres mil suites y veinticuatro bares y restaurantes. Es prácticamente una subciudad entera dentro de una ciudad dedicada casi en su totalidad al juego.



GALAXY & RESORT_

Del mismo modo, en Macao también se encuentra el que puede ser considerado el casino más exclusivo del mundo, ya que para jugar en su sala VIP es necesaria una apuesta mínima de un millón doscientos mil euros. Situado en la planta treinta y dos del Galaxy & Resort, su construcción supuso una inversión de mil novecientos millones de dólares, cuenta con seiscientas mesas de juego y doscientas cincuenta suites para atraer a los clientes más ricos y selectos de China y del resto del mundo que puedan permitírselo. Su éxito es absoluto entre las grandes fortunas, ya que sus beneficios son seis veces mayores que cualquier casino de Las Vegas.



CASINO DE MONTECARLO_

A pesar de esas cifras y metros, el Casino de Montecarlo es, sin duda, el más famoso y con más renombre. Fue construido en mil ochocientos sesenta y tres por el arquitecto Charles Garnier, el mismo que firma la Ópera de París. Su estilo arquitectónico es el denominado “Segundo Imperio” o “Napoleon III”, con un interior donde destaca un ascensor diseñado por Gustave Eiffel y un cuadro en el que aparece una española que causaba sensación en la época, la Bella Otero. Es famosa su terraza sobre la bahía de Montecarlo donde los jugadores fumadores pueden disfrutar del placer de jugar mirando las estrellas y desde la que, según rumores, se ha producido más de un suicidio de jugadores arruinados. Además, incluye el Gran Teatro de Montecarlo, una ópera y una casa de ballet. Lo más curioso de este espacio es que los monegascos tienen prohibida la entrada al casino -según una orden que data del año mil ochocientos sesenta, anterior a la apertura del casino-, ya que al príncipe Carlos III le preocupaba que sus súbditos perdieran todo su dinero en el juego. Este Casino es el favorito de James Bond, ya que sale en las películas “Nunca digas nunca jamás” y en “Golden Eye”, y sirvió de inspiración a Ian Flemming para crear su casino ficticio en “Casino Royale”.



FOXWOODS RESORT CASINO_

El Foxwoods Resort Casino, situado en Ledyard, Conneticut, Estados Unidos cuenta con cuatro mil ochocientas máquinas tragaperras y unas trescientas ochenta mesas de juego. Tiene la mayor sala de póker de toda la costa este americana y veintidós tipos de juego distintos, algunos raramente conocidos. Pero lo más peculiar de este casino es que su propietario es la tribu india Mashantucket Pequot, reconocida federalmente y ubicada en una de las reservas más antiguas que existen. Nada extraño, por otro lado, si se tiene en cuenta que otros trescientos setenta y seis casinos pertenecen a distintas tribus y familias indígenas americanas en Estados Unidos (la tribu es uno de los mayores contribuyentes de ingresos y los empleadores más grandes de Connecticut). Ha acogido a más de trescientos treinta millones de visitantes desde hace treinta años y ha contribuido con más de cuatro mil millones en ingresos de tragamonedas a las arcas del Estado. Asimismo, ha aportado cientos de millones en donaciones y patrocinios para apoyar organizaciones benéficas dignas, eventos, programas comunitarios y ayudas a otras tribus necesitadas, localmente y en todo Estados Unidos.


STRATOSPHERE LAS VEGAS HOTEL&CASINO_ Aunque es uno de los muchos que existen en Las Vegas, la peculiaridad del Stratosphere Las Vegas Hotel & Casino es que su sala de juego se encuentra a unos mil doscientos metros de altura. Se trata de la torre de observación independiente más alta de los Estados Unidos y una de las atracciones más emocionantes entre los resorts de Las Vegas. Además de la emoción del juego, este casino es todo un parque de atracciones: allí está el “Big Shot”, una torre de caída, a trescientos veintinueve metros de altura y a una velocidad cuatro veces mayor que cualquier fuerza gravitatoria; “Insanity the Ride”, la segunda atracción más alta del mundo que hace que las personas cuelguen sobre el borde de la torre y luego giren de forma circular a gran velocidad; “X-Scream”, una montaña rusa para descargar adrenalina por los cuatro costados; y, por último, “Sky Jump”, una caída controlada tipo “puenting” que hace bajar de formar rapidísima los ciento diez pisos del hotel.



CASINO DI VENEZIA_

Podría ser catalogado como uno de los más bellos -aunque hay mucha competencia- o el más elegante, pero lo que nadie discute es que es el más antiguo. Tiene medio milenio de vida y más de cuatrocientos cincuenta años como casino (el de Mónaco es de mil ochocientos cincuenta y seis). El Casino di Venezia o Casino Ca´Vendramin Calergi se encuentra en el Gran Canal de Venecia, en un gran palacio de la época del Renacimiento, ya que se empezó a construir en mil cuatrocientos ochenta y nueve, abriendo sus puertas en mil quinientos nueve y se convirtió en casino en mil sescientos treinta y ocho. El palacio está ornamentado con columnas de estilo clásico grecorromano en cada nivel de la fachada, y sus opulentos trabajos de pintura, escultura y candelabros hacen que su decoración interior sea incluso más gloriosa que la misma fachada, con sus techos pintados por Mattia Bortoloni, maestro del arte barroco. Una curiosidad: aquí murió el afamado compositor Richard Wagner, de un infarto, cuando contaba sesenta y nueve años. Por esta razón, dentro de sus instalaciones se encuentra el Museo Wagner, con una gran colección de objetos pertenecientes al compositor.



CASINO BADEN-BADEN_

Hay todo tipo de adjetivos para definir el Casino Baden-Baden en la Selva Negra alemana, pero mucha gente elige la frase usada por la actriz Marlene Dietrich para definirlo: “es el casino más bello del mundo”. Tiene más de doscientos cincuenta años de historia, sigue la línea de los palacios reales franceses y durante el siglo pasado fue uno de los sitios de reunión preferidos de la aristocracia europea y mundial. Actualmente es un complejo que, además del casino, incluye un spa y un centro de conferencias, y tiene sus pinitos hechos en el cine, tras inspirar “El Jugador”, la gran novela de Dostoyevsky. Pero no fue el único famoso que lo visitó: también ha acogido a grandes artistas que se hospedaron y jugaron en este hotel con casino como Franz Liszt, Héctor Berlioz, Clara Schumann y Johannes Brahms, entre otros. Más recientemente, el Kurhaus Casino Baden-Baden ha hospedado a personajes notables que incluyen a jefes de estado como Ángela Merkel, Barak Obama, Silvio Berlusconi o Nicolás Sarkozy.



CAESAR PALACE_

En popularidad, gana el Caesar Palace de Las Vegas. Es, probablemente, el casino más famoso del mundo, no solo por sus salas con todo tipo de juegos, sino también por albergar espectáculos conocidos mundialmente. Allí se han realizado algunas de las veladas de boxeo más importantes de la historia, con púgiles como Muhammad Ali, Sugar Ray Leonard, Evander Hollyfield y Óscar de la Hoya, que han precedido a los grandes espectáculos musicales con que se han sustituido con estrellas como Celine Dion, Cher o Elton John como cabezas de cartel. Quizá lo más impresionante es que ha albergado en dos ocasiones el Gran Premio de Las Vegas de Fórmula 1 en lo que hoy en día es su aparcamiento, lo que da una idea clara de sus dimensiones.

MARINA BAY_

Entre los edificios de Singapur, de espectacular arquitectura, destaca el Marina Bay, considerado el casino independiente más costoso del planeta y en el que su propietaria, Las Vegas Sands, invirtió cuatro mil cien millones de euros en su construcción. El complejo, diseñado por Moshe Safdie arquitectos, cuenta con tres torres hoteleras, un centro de convenciones y exposiciones, un centro comercial, un museo de Arte y Ciencia, dos teatros, seis restaurantes y dos pabellones flotantes. Pero, seguramente, lo que más llama la atención es la increíble piscina situada en una plataforma elevada al aire libre sobre las tres torres del edificio, el “Sands Sky Park”, construida en acero inoxidable con una capacidad de casi mil quinientos metros cúbicos de agua y con un espectacular borde invisible que la rodea y da forma. Como no podría ser de otra forma, el nombre de la misma es “Infinity Pool”.

LAS VEGAS_

Las Vegas es, sin duda, el mayor casino del mundo con cifras espectaculares: más de mil setecientos lugares de juego, unos ciento setenta casinos -de los que treinta y nueva están en el área de Las Vegas Strip-, millones de dólares en ingresos de juegos, 176.995 máquinas tragaperras (solo en el aeropuerto McCarran, hay mil trescientas tentadoras máquinas...). Por ley del Estado de Nevada, todas las máquinas de Las Vegas están obligadas a pagar el setenta y cinco por ciento del dinero que los jugadores introducen en ellas. Además, la ciudad cuenta con quinientas iglesias y la tasa de suicidios más alta de Estados Unidos.


Con este panorama resulta complicado decidir cuál es el mejor casino de Las Vegas y, por tanto, del mundo, pero casi todos coinciden en un nombre: el del Bellagio. En él se celebra uno de los campeonatos del World Poker Tour más importantes, por lo que las grandes estrellas del juego de cartas más famoso del mundo se dan cita allí cada año para una partida en la que entrar cuesta cerca de veinte mil dólares. Un casino que es también una atracción en sí mismo, albergando entre sus muros toda una combinación romántica de diferentes fragancias y colores de variadas flores que alumbran sus jardines botánicos. También es el hogar de una Galería de Bellas Artes, donde se exhiben magníficas obras de arte creadas por los artistas más influyentes del mundo.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo