top of page
  • AVENUE ILLUSTRATED

Il gelato 


Bibi e Bibo: helados artesanales en la capital.

En la búsqueda constante de helados artesanales en la capital este año nos ha sorprendido la cremosidad y los sabores de BIBÌ e BIBO. Su historia se remonta a 2018 cuando Mar y Stefano fundaron una coqueta heladería de barrio en Chamartín, en la calle Joaquín Bau, 1. Este matrimonio italo-español tenía claro que quería traer a la ciudad el sabor auténtico y la textura de los verdaderos gelatos italianos, y la clave estaría en sus materias primas.  

 

Entre los ingredientes que se utilizan destacan los lácteos de origen local provenientes de la sierra de Madrid, los frutos secos italianos o las frutas tropicales traídas de países como La India. El resultado son sabores muy especiales, entre los que destacan los exitosos “Chocolate del bueno” (con una cobertura de chocolate de Sao Thomé de Callebaut); Mango (a base de Mango Alphonso de La India cuyo sabor se potencia con zumo de lima); Yogurt (de suave textura y sabor agridulce gracias a un 40% de yogurt griego); o el de Pistacho (elaborado íntegramente con pistacho Feudo di San Biagio, original de Sicilia).  

 

Para los que busquen sabores clásicos italianos no deben dejar de probar su helado de Zabaione (una combinación perfecta de crema con un toque de Marsala, vino licoroso típico de Sicilia); el de Amarena (fusión de cerezas silvestres con suaves notas de crema); o el de Avellana (un clásico que se prepara con avellanas del Piamonte).  

 

La innovación llega de la mano de su helado de Biscoff (elaborado con las galletas belgas Lotus Biscoff de sabor a azúcar caramelizado); el de Arroz con leche (con la textura y el sabor del postre original y el toque justo de canela); o el de Citrus (refrescante mezcla de pomelo, naranja sanguina y mandarina). 

 

La propuesta se completa con otros productos, como los BIBÌ (pequeñas porciones de los helados más demandados cubiertas de chocolate); un tiramisú de receta clásica; la Panna Cotta con topping de caramelo o fresa; los Paninos (brioche templado con el helado que se prefiera en su interior); los Pops de fruta (con pulpa de fruta); los miniconos; o los Steccos (helados de palo con fina cobertura de chocolate).  

 

La oferta alcanza a todos los miembros de la familia, hecho que demuestran los Doggys o mejor dicho, los helados para perros para que nuestros mejores amigos de cuatro patas disfruten del momento como nosotros. Su oferta, su sabor y su amabilidad, a tu disposición en cualquiera de los cuatro locales que tienen (Joaquín Bau, 1; Príncipe de Vergara, 266; Fuencarral, 111; López de Hoyos, 152). 





Comments


bottom of page