top of page
  • AVENUE ILLUSTRATED

Más que unas torrijas

¿Eres de l@s que esperan con ansia la llegada de la Semana Santa? Puede que tenga algo que ver con… ¿las torrijas? Quedan apenas dos días para que te enteres de lo que es y está bueno, y por eso hemos hecho nuestra selección de las tres mejores torrijas. Hay de todo, para que puedas probar diferentes estilos.


MALLORCA

Las famosas torrijas hechas con pan brioche de la pastelería Mallorca siempre han sido una buena opción, pero este año han decidido dar un paso más: torrija elaborada con masa de croissant acompañada con una fina crema de vainilla de Madagascar. En Mallorca, la torrija es un dulce que lleva celebrándose más de seis décadas con la masa como su principal característica (no podía ser de otro modo viniendo de estos expertos levaduros). Si ya conocías sus famosas torrijas de brioche, no dudes con este cambio radical de masa bajo edición limitada.


LA HERMOSITA

Si eres fan verdadero de las torrijas seguro que ya conoces la gran y original variedad del obrador de La Hermosita. Desde torrijas de Kinder a bombón Rocher o crema tostada, aún tenían guardados sabores para sorprender. La Torrija “5 estrellas” se autoproclama como esa versión capaz de seducir tanto a los más puristas como a los ávidos de nuevas experiencias gastronómicas con las clásicas notas dulces de este postre con un nuevo toque: el del sutil amargor de la cerveza. Las rebanadas de brioche casero se empapan en una infusión de cerveza rubia, azúcar moreno y jarabe de miel, (apta para todos los públicos, ya que el alcohol se evapora en el proceso de elaboración) finalmente decoradas, tras la fritura, con capa de buttercream -que aporta cremosidad y recuerda la espuma de cerveza-, y estrellas de chocolate.


LA CASA DE LAS TORRIJAS

El nombre crea altas expectativas, pero te aseguramos que no defraudará. Esta taberna centenaria en el corazón de Madrid lleva abierta desde 1842, especialistas como son en preparar estas famosas y clásicas torrijas de leche y vino. Entre su amplia carta brilla el sabor de sus rebanadas de pan bien empapadas en leche o vino y acabadas con miel. Reconocido como el séptimo restaurante más antiguo de Madrid -su actividad se ha mantenido ininterrumpida desde 1842-, está situada en la calle Paz 4, a escasos metros de la Puerta del Sol.

Comments


bottom of page