• AVENUE ILLUSTRATED

Yo era ateo..., pero ahora Cupra

Con un pasado como apellido en una gran marca era complicado pensar que tuviera una espléndida existencia independiente. Sin embargo, más allá del trabajo duro, lo han logrado con trabajo inteligente. Es Cupra, que ha superado toda las buenas noticias, palabras y expectativas que generó, y que ahora, encima, se permite “nacer”. ¿Quieres ver cómo lo hacen?



El primer modelo 100% eléctrico de Cupra es mucho más que aquel bello prototipo que se preparaba para Seat. El primer paso de lo que se proyecta como un fantástico plan de electrificación total de una marca ya muy puntera y demandada a pesar de su corta vida es el “hermano” del ID.3 que firma Volkswagen.


Con unos acabados elegantes y de calidad, Cupra abre la veda de la deportividad de los eléctricos compactos prestando atención a detalles que al final repercuten en el comportamiento. Es el caso de la localización de la batería, cerca del suelo, lo que determina un centro de gravedad bajo, con su consecuente equilibrio en el reparto de pesos, potenciando con todo ello su diversión y deportividad. Ciudad o carretera que serpentea mediante, el coche se comporta con nota. Y eso se disfruta: es ADN Cupra.


Por dentro, se nota que se han mirado con lupa. Siguiendo la estela de lo que ya vio el Formentor, se aprecian esos pespuntes en hilo de color en salpicadero o asientos, a los que se suma su voluminosa consola central que alberga una guantera con tapa corrediza, o esos baquets excepcionales de serie que son lo que se espera cuando un modelo presume de confortabilidad y habitabilidad. La alianza con SEAQUAL INITIATIVE, una comunidad colaborativa que lucha contra la contaminación a causa de los plásticos, ha permitido que sus asientos cuenten con un tejido de fibra de polímero reciclado hecho con Seaqual Yarn, fabricado a partir de plástico marino sacado de océanos, ríos y estuarios y mares.

En el sentido más amplio, y más allá de metros y longitudes, el coche es realmente especial con cada espacio aprovechado. En la digitalización que todo lo vence, incorpora dos pantallas, con la principal -central- de 12 pulgadas permitiendo el acceso a todo lo multimedia, información que el conductor también puede consultar con un head up display en color.


150 caballos, 204 y 231 son las tres potencias de las que parte el Born, con esta última fruto de los esfuerzos de combinar la versión de 204 con el kit e-Boost que le otorga un plus de 20 kw durante 30 segundos. Como la potencia requiere control, acompaña esta pujanza con una preparación mecánica específica (incluye suspensión regulable de tipo eléctrico, dirección con tacto adaptado, pinzas de freno delanteras de mayor tamaño y una carrocería que rebaja su altura en 15 milímetros para el tren delantero y 10 para el trasero). Esta versión presenta credenciales: su aceleración apenas llega a los 6,6 segundos en el 0-100 km/h, con el 0-50 km/h en 2,6 s.


Acaba esta presentación con unos datos para los preocupados por la viabilidad actual de lo eléctrico. La versión más potente juega con dos baterías, de 77 kWh y otra de 58 kWh, permitiendo la primera una autonomía cercana a 540 km, frente a los 421 km de la segunda. Las recargas tampoco son problema: en apenas 35 minutos es posible disponer del 80% de su energía para disfrutar, cargando a un máximo de 170 kW (corriente continua), aunque también se puede conectar a redes de carga de corriente alterna (hasta 11 kW). Si no lo tienes claro, estás en otra dimensión.




0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo