top of page
  • AVENUE ILLUSTRATED

Una caña, dos cañas, tres cañas…


Disfrutar de este mes y de este tiempo caña en mano necesita de unos bellos lugares a la par. No tomes en serio lo de “en abril aguas mil”, al menos en lo relativo al líquido que necesita el cuerpo. Llega el sol y apetecen unas buenas cervezas frías que acompañen la buena cara que se te ha puesto. Para ello, te proponemos estos espacios de ambiente, estética, comida y propuesta líquida de alta calidad. Repetirás seguro.


Rosi la loca

Una taberna extravagante, divertida, colorida; llena de flores, estampados y vajillas espectaculares que cautivan a cualquiera que cruza por delante de su puerta. Además de contar con unos platos magníficos, su mundo de “locos” tiene el honor de haber recibido el premio a la segunda mejor tortilla de patata de la Comunidad de Madrid. Además, cuentan con su Baocata de Costilla de Ternera (un pan bao de remolacha, con costilla de ternera, salsa de verdura, mayonesa japonesa, zanahoria, pepino y rábano laminado) o sus famosas croquetas, exquisitas las de jamón Ibérico elaboradas a mano. Y si el salado no te gusta tanto, siempre hay dulce: pídete el “Dulce Miss You”, con su crema casera mascarpone de dulce de leche. Si la locura es felicidad, me declaro loc@.



Bar H Emblemático

Un nombre que dice mucho y un homenaje a los buenos bares. Situado en el número 83 de la calle Castelló, el proyecto tiene el sello de los hermanos Ismael y Fernando Hevia, quienes abrieron hace un año un puesto en el Mercado de San Antón además de estrenar una estancia de reservado en Hevia, su mítico y aclamado restaurante de la yunta.

En la ampliación de su oferta, sin perder esas claras bases asentadas en sus orígenes, este luminoso local gira en torno a la barra, con horario ininterrumpido del desayuno a la cena. Su oferta se basa en la tradición, con producto de calidad, donde raciones y pinchos clásicos de bar conviven con platos más contundentes. Así, es posible tomarse unas bravas, gambas al ajillo, torreznos, una ensaladilla rusa o unos genuinos tigres (en barra o en mesa) o comer de manera más formal en la sala, de mesa y mantel. Con la H (por Hevia) y todo lo “Emblemático” que tienen que tener los bares es tu próximo all time fav.


Sala Equis

Un espacio de ocio no convencional en un edificio histórico de la ciudad de Madrid. Recuperando la tradición cinematográfica del que fue en su día el Cine Alba, con una programación mensual articulada en torno a ciclos temáticos, la Sala Equis es una plaza cubierta con una oferta gastronómica de corte callejera. Dividido en cuatro zonas -la Terraza, en la entrada, un amplio pasillo con estructura de callejón que recibe a los visitantes; el Ambigú, que supone una de las primeras zona de encuentro y de debate entre mesas bajas; Sala Plaza, la plaza de la cultura de la Sala Equis, decorada con vegetación y coronada por un gran lucernario que deja pasar la luz natural, cuenta con una gran pantalla de proyección, barra con selección de propuestas gastronómicas para compartir y diferentes zonas de estar repartidas entre bancadas de madera, tumbonas y columpios; y Sala de Cine, compuesta por 55 butacas y dedicada en exclusiva a los ciclos cinematográficos que se programan regularmente en versión original subtitulada y que puede presumir de acoger visitas de actores, directores o guionistas para participar en encuentros y pases especiales- es el lugar llamado a hacerte pasar todo el día.


Commenti


bottom of page