top of page
  • AVENUE ILLUSTRATED

ESTE ES EL ALIADO PERFECTO DE PILOTOS, MONTAÑEROS Y EXCURSIONISTAS.


Reloj Oris

ORIS VUELVE AL PRIMER Y ÚNICO RELOJ MECÁNICO AUTOMÁTICO DEL MUNDO CON UN ALTÍMETRO MECÁNICO AL QUE AÑADE UN RENDIMIENTO ELEVADO Y UNA INNOVADORA CAJA DE FIBRA DE CARBONO. TODA UNA ODA A LA MECÁNICA EN UN RELOJ DE PULSERA DE ALTO RENDIMIENTO REPLETO DE INNOVACIÓN TÉCNICA. DESDE QUE LA FIRMA ABRIÓ SUS PUERTAS, MÁS DE DOSCIENTOS OCHENTA CALIBRES ÚNICOS HAN LLEGADO AL PÚBLICO. AUTÉNTICAS JOYAS MECÁNICAS ENTRE LAS QUE SE ENCUENTRAN GRANDES HITOS COMO EL ALTIMETER, SIN DUDA, UNO DE ELLOS.

La marca suiza fue la primera empresa relojera en presentar el primer reloj mecánico automático del mundo con altímetro mecánico, hecho que data de dos mil catorce. El Big Crown ProPilot Altimeter estaba fabricado en acero, algo que unido a su enorme tamaño de 47 mm de diámetro y 17 mm de grosor, lo convertían en un reloj muy pesado. Para solucionar parte de este problema ergonómico, la firma relojera presentaba una liviana versión gracias a su caja fabricada en fibra de carbono.

El altímetro es el nuevo modelo. Fabricado con una tecnología de impresión en 3D que no solo hace el reloj más ligero, sino que también hace que haya menos material sobrante en su producción, es más ecológico. El ProPilot Altimeter transmitía con precisión la hora, la presión del aire y la altitud a través de una sola esfera de forma completamente mecánica, y como pieza innovadora que era se convirtió pronto en el aliado perfecto de los amantes de la vida exterior.

Hay otros relojes mecánicos con la función de altímetro, muchos de ellos con complicaciones pioneras, pero siempre son de cuerda manual para evitar un rotor y así poder conectar la caja de presión con el dial en la parte superior pasando por el movimiento. Oris tomó otro camino al desarrollar una segunda esfera debajo del mecanismo, lo que permitía separar el altímetro del movimiento mecánico automático.

La segunda versión del Propilot Altimeter, un perfil mejorado, se presenta con una atractiva y ligera caja en fibra de carbono y un nuevo calibre. Es un reloj práctico que funciona como un reloj automático normal, diseñado para ser cómodo a la hora de operar y usar. La caja ha sido producida por 9T Labs., utilizando la fibra de carbono con procesos sostenibles y un diseño con un patrón artístico natural. Han desarrollado una fabricación todo en uno basada en “fabricación y moldeo aditivos”, diferente a la impresión 3D normal y usada principalmente para la creación de prototipos.

“9T Labs es una empresa fundada en dos mil dieciocho por un equipo de pioneros que buscaban definir el nuevo estándar de diseño y fabricación. Ayudamos a los OEM de movilidad a conseguir productos neutros para el clima introduciendo este nuevo estándar de piezas resistentes con el menor peso, el menor coste y cero residuos”, Yannick Willemin, Director de Desarrollo de Negocio, habla así de esta colaboración.

¿Cómo han conseguido este material tan ligero?

Dos cosas son importantes para producir una pieza estructural ligera: un laminado de fibra óptimo y una consolidación excelente. La tecnología de fusión aditiva permite la fabricación automatizada de diseños de piezas optimizados procedentes del software “fibrify”, utilizando primero el módulo de construcción para producir una capa de fibra. En esta etapa, la pieza preformada resultante aún no cumple con la calidad de consolidación requerida de una pieza compuesta estructural, que se logra mediante el Módulo de Fusión, aplicando calor y presión para fusionar la pieza preformada. El proceso patentado de dos etapas garantiza la calidad de la pieza, la reproducibilidad y la competitividad de costes para sus aplicaciones de producción en serie.

¿Y la caja de este nuevo reloj?

La caja del reloj se ha diseñado y fabricado siguiendo una trayectoria similar a la de la bisagra de la puerta de un helicóptero. Sin embargo, hay dos diferencias importantes. En primer lugar, la caja del reloj se imprime en una sola pieza (la bisagra de la puerta del helicóptero se imprime en sub partes) y la del reloj requiere cierto fresado después de la consolidación, debido a características específicas de tolerancia ajustada.

¿Qué experiencia tiene 9T Labs en este tipo de fabricación?

A pesar de ser una empresa joven, tenemos proyectos activos en muchos campos, incluyendo bicicletas, motocicletas, automoción, aeroespacial, espacial, dispositivos médicos, lujo… Para todas estas industrias, 9T Labs proporciona un valor añadido único.

¿Cómo llegaron a trabajar con Oris?

Oris quería un reloj fabricado con materiales ligeros y extremadamente resistentes, pero de una forma nueva e innovadora. Quería evolucionar el modelo del Altímetro existente aumentando el rango de altitud de cuatro mil quinientos metros a seis mil, al tiempo que hacía la caja más delgada y ligera. 9T Labs recibió el encargo de utilizar compuestos de fibra de carbono con procesos sostenibles y un diseño único, con un patrón artístico y natural. El efecto de anillo de árbol supuso un reto inusual para este material (normalmente los retos se basan en dónde se aplican las cargas). El compuesto de carbono es dos tercios más ligero que el titanio y el resultado es un reloj con mejores prestaciones, un milímetro más delgado que el modelo anterior y setenta gramos más ligero. Colaboramos con el equipo de diseño de Oris para obtener el resultado. Funcionó muy bien.

¿Dónde está el verdadero avance?

El gran avance es, en realidad, la combinación de muchas características nunca antes alcanzadas: piezas más resistentes y ligeras con un rendimiento excepcional, costes más bajos y residuos mínimos.

¿Cómo se fabrica la caja del Altímetro de ProPilot?

En primer lugar, el diseño se define en el entorno de software “fibrify”. Una vez validado, el archivo digital se envía al módulo de construcción, donde tiene lugar la deposición del material. Una vez finalizada ésta, la preforma se coloca en un molde metálico dentro del módulo de fusión. Se aplica el calor y la presión correspondientes a las propiedades específicas del material -un polímero termoplástico PEKK continuo, reforzado con fibra de carbono en este caso- para eliminar las porosidades internas, maximizar la unión entre las capas depositadas y alcanzar una repetibilidad y reproducibilidad óptimas, así como tolerancias.


¿Qué ventajas ofrecen los compuestos de fibra de carbono?

La fibra de carbono tiene numerosos beneficios como una elevada relación resistencia/peso; son extremadamente resistentes y ligeras. Esta relación es cinco veces superior a la del acero, lo que las hace ideales para aplicaciones en las que la resistencia y el peso son factores críticos. Otra es su alta rigidez. Las fibras de carbono también son muy rígidas, lo que significa que resisten la deformación bajo tensión, propiedad esencial en aplicaciones que requieren rigidez. También, la resistencia a las sustancias químicas, pues las fibras de carbono son resistentes a la mayoría de los productos químicos, incluidos ácidos, álcalis y disolventes orgánicos. Esto las hace útiles en diversas aplicaciones industriales y aeroespaciales. La resistencia térmica, por su parte, significa que pueden soportar altas temperaturas sin fundirse ni degradarse, lo que las hace útiles en aplicaciones de alta temperatura como la aeroespacial y la automovilística. También está su baja dilatación térmica, es decir, que no se dilatan ni se contraen significativamente con los cambios de temperatura (algo que las hace útiles en aplicaciones donde la estabilidad dimensional es esencial). Por último, tienen resistencia a la fatiga, o lo que es lo mismo, que pueden soportar repetidos ciclos de tensión sin fallar, clave allí donde la durabilidad es importante. En general, las fibras de carbono son muy versátiles y tienen una amplia gama de aplicaciones en sectores como el aeroespacial, la automoción, los artículos deportivos y la construcción.

¿Cuáles son las posibilidades y limitaciones del nuevo material? Las posibilidades son muy amplias. Primero, existen muchas combinaciones posibles de diferentes fibras continuas y polímeros termoplásticos. En segundo lugar, la combinación de esta amplia gama de materiales con la gran libertad de deposición ofrece muchas oportunidades en el diseño y las prestaciones de las piezas. El compuesto de carbono es dos tercios más ligero que el titanio.

¿Cuál es el rendimiento y la eficacia de esta opción?

Durante muchos años se ha acumulado una gran experiencia en el ámbito aeroespacial, en relación con la sustitución del titanio por polímeros reforzados con fibras. La gran ventaja, pero también el reto en la fase de diseño, es la anisotropía de los compuestos reforzados con fibras continuas. Anisotropía significa tener una propiedad física que tiene un valor diferente cuando se mide en distintas direcciones. Un ejemplo es la madera, que es más fuerte a lo largo de la veta que a través de ella. Esto permite ajustar las propiedades en función del caso de carga específico de una aplicación, es decir, colocando fibras continuas a lo largo de la trayectoria de carga. Además del potencial de ligereza, directamente relacionado con la menor densidad de material de los compuestos frente al titanio, la orientación de las fibras aporta ventajas como la posibilidad de controlar la expansión térmica de la pieza final. Esto repercute positivamente en la vida útil de la propia pieza, pero también de todo el conjunto. Se trata de procesos de producción nuevos e innovadores con materiales o revestimientos especiales que pueden aplicarse a cajas de relojes, esferas, pulseras o incluso embalajes.

¿Qué papel desempeña la sostenibilidad?

Para 9T Labs, la sostenibilidad está anclada al núcleo de la empresa. Esto es válido para todos los componentes del término: ecológico, social y desde el punto de vista de la gobernanza. Para ser más específicos, sobre el componente ecológico nos interesa obtener lo mejor de cada paso a lo largo de todo el ciclo de vida del producto. Comienza con la selección de materiales y la elección de polímeros termoplásticos por su mejor reciclabilidad, y la colaboración con los principales productores de materiales para identificar polímeros de origen biológico para aplicaciones de alto rendimiento. A continuación, se trata de desarrollar y validar las piezas en el entorno digital. En este caso, estamos creando gemelos digitales tanto de las piezas como de los procesos para evitar crear residuos físicos en la fase de creación de prototipos. Después, creamos la pieza física mediante la deposición de material de alta resolución y sin residuos, a través de la fabricación aditiva. Por último, no por ello menos importante, aportamos todas las propiedades necesarias a la pieza final a través del proceso de fusión, lo que permite que las piezas funcionen con restricciones muy estrictas durante un largo periodo de tiempo.

Por su parte, Richard Ipyana Siegrist, Ingeniero de Desarrollo de Producto del equipo de Diseño de Oris da respuesta a las siguientes preguntas:

¿Cómo y por qué han decidido optar por este tipo de producción y materiales para sus nuevos modelos?

Mi trabajo consiste en buscar siempre materiales interesantes. Empezamos con los mismos, hacemos muchas pruebas y cuando vemos que existe la posibilidad de trabajarlo en cajas u otras piezas de relojes, decidimos en qué familia tienen más sentido. Por supuesto que desde el principio ya tenemos una idea de qué familia es la más adecuada -en función del tipo de material-, pero, todo empieza justo ahí, con el material. En este caso, supimos muy pronto que sería adecuado para la familia “ProPilot” por su relación con la aviación.

¿Cómo se beneficia el cliente de esta creación?

Este reloj ofrece múltiples posibilidades. Aparte del único Altímetro con movimiento automático y un barómetro con un alcance de hasta seis mil metros, el propietario tiene en sus manos un reloj fabricado con materiales de increíble alta tecnología. La ligereza de la caja de fibra de carbono es extraordinaria, combinada con un titanio recubierto de PVD extremadamente ligero y robusto para todas las partes expuestas, entre ellas, el bisel, las coronas y el fondo de la caja y, por supuesto, un cristal de zafiro para proteger la esfera. Incluso la correa está hecha de un material especial (un tejido ignífugo utilizado en la ropa de los bomberos). Es una pieza única.

¿Para quién es este reloj?

Sin duda para las personas entusiasmadas con la tecnología utilizada para producir la caja del reloj. Pero también para las que aprecian la arquitectura y que ven cómo todas las funciones encajan en la caja (la forma en la que se utiliza la estructura de dos pisos para incorporar un movimiento automático). Por último, pero no por ello menos importante, para pilotos y excursionistas/alpinistas a los que les gusta tener una herramienta de medición analógica cuando salen de aventura.



bottom of page