top of page
  • AVENUE ILLUSTRATED

NO DAN PUNTADA SIN HILO… ESPAÑOL


LA COSTURA ES UN OFICIO NOBLE. AUNQUE EL DE COSTURERA Y BORDADORA SON OFICIOS MUY ANTIGUOS -FUERON LAS FRANCESAS QUIENES, POR PRIMERA VEZ, LOGRARON QUE LUIS XIV RECONOCIERA EN 1675 LA EXISTENCIA JURÍDICA DE LA COMUNIDAD DE MAESTRAS COSTURERAS-, EL VIAJE DEFINITIVO ES HASTA MEDIADOS DEL SIGLO XX CUANDO SE IDENTIFICA COMO UN TRABAJO DISOCIADO DE LA PRODUCCIÓN DE PRENDAS EN SERIE, ASOCIADO A FACTORES COMO LA CALIDAD Y LA CONVENIENCIA EN RELACIÓN A SU COSTO. AHORA, GRACIAS AL IMPULSO DE LA TRADICIÓN ARTESANAL ESPAÑOLA, REINTERPRETAMOS Y PONEMOS EN VALOR “COSTURA DE AUTOR”

Las personas que ejercen este oficio son conscientes de los retos a los que se enfrentan hoy en día, en primer lugar, por la competencia existente impulsada por la tecnología y los mercados textiles. Ahí están las grandes empresas representantes de potentes marcas mientras que a veces, en el camino opuesto, las costureras/os que desempeñan labores y cubren un trabajo más arraigado a la calidad, con una confección al detalle que conlleva esa “puntada personal” que garantiza el acabado deseado.

Pero hay una diferencia: vestir a la española está de moda. La figura del modisto y el conocimiento de las técnicas artesanales ha sido siempre un referente y así, hoy, es como se mantiene Costura de Autor, una asociación sin ánimo de lucro que reúne a artesanos de la costura con el objetivo de fomentar sinergias, y compartir la misma visión e imaginario entre talentos creativos. “Apoyamos una moda artesanal, responsable y creativa, un “Made in Spain” de autor, de profesionales autónomos, llenos de creatividad e imaginación y con una absoluta libertad que se expresa en sus diseños, que encajan en el ámbito de la costura internacional”, explican.


Volvemos a ese vestir que, en el siglo dieciséis, y de la mano de Felipe II y su corte, enamoraba a toda Europa. Un patrimonio propio que sobrevivió y fue multiplicándose, entre el siglo dieciocho y las primeras décadas del siglo veinte, gracias a la llamada indumentaria tradicional española que reflejaba los modos de vestir y las formas de vida de las diferentes regiones españolas. Un legado que mantuvieron y ampliaron diseñadores españoles como Mariano Fortuny, Cristóbal Balenciaga, Paco Rabanne, Manuel Pertegaz o Elio Berhanyer, entre muchos otros. Ya lo decía Balenciaga: “un buen modisto debe ser un arquitecto por los patrones, escultor para la forma, pintor para los dibujos, músico para la armonía y filósofo para la medida”. Todo este patrimonio ha llegado a inspirar algunas de las colecciones de alta costura de diseñadores como Yves Saint Laurent, Christian Lacroix o John Galliano. Ellos, como tantos otros internacionales han puesto en valor esa tradición española, vinculándola, además, con la vanguardia.

Gracias al impulso de la tradición artesanal española, reinterpreta y pone en valor “Costura de Autor” inspirada en esa excelencia y ese legado cultural con el fin de reforzar y difundir su herencia, hacerla relevante en el presente y proyectarla hacia el futuro. Diseñadores de toda España que trabajan día a día con tesón y excelencia defienden una moda exclusiva, sostenible y de kilómetro cero, con materiales y tejidos de calidad sostenibles que han pasado todas las certificaciones textiles.

Además, esta asociación se ha propuesto llevar a cabo toda una agenda cultural de actividades para dar a conocer el diseño y la costura española de autor y promover el trabajo y la labor del oficio nacional. “España se ha convertido en un lugar importante en el mundo de la moda, apoyamos el buen hacer, la creatividad y la responsabilidad social, ambiental y corporativa en el oficio. Nuestra asociación está llena de talento español con una proyección internacional sólida”, apunta Marta Elorza, presidenta de la Asociación.



bottom of page